Pies, ¿para qué os quiero?, por María Rosa Carrillo

Pies, ¿para qué os quiero?kahlo_frida_1

La expresión se utiliza para aludir a una fugaz y precipitada huida. Pertenece a la cita de la famosa pintora mexicana Frida Kahlo (1907-1954): “Pies para qué os quiero si tengo alas para volar”.Padecía agudos dolores de espalda como consecuencia de un accidente que la dejó impedida para siempre, pero su fuerte temperamento hizo que no se rindiera y saliera adelante a pesar de sus dificultades físicas. Ella atestiguaba que podía prescindir de sus pies, pues las alas de la libertad que le ofrecían el arte y la imaginación eran capaces de transportarla mucho más allá de lo que unas simples extremidades posteriores.

Con el paso del tópico medieval ubi sunt?, esta inicialmente juiciosa opinión acabó por convertirse en una locución jocosa para narrar una instantánea huida.

Este artículo está dedicado a todo aquel que se ha caído reiteradamente y ha conseguido levantarse, independientemente de la causa y de la altura de esta.

El mayor placer de la vida es hacer lo que la gente dice que no puedes.

Walter Bagehot

1 opinión en “Pies, ¿para qué os quiero?, por María Rosa Carrillo”

  1. Curiosa afirmación la de W B. Efectivamente, nuestra arma más poderosa de felicidad es… la mente.
    Pero esta reflexión se puede aplicar más de lo que parece.
    Por ejemplo, cuando alguien tiene la mano derecha lesionada y no la puede utilizar, puede descubrir que tiene la izquierda. ¡Úsala! Con la práctica, te servirá casi tanto como la otra (la de alumnos que he conocido que han desperdiciado la ocasión)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *