GRAN HERMANO (Paula Quinto, alumna 3º ESO C)

Gran Hermano es un programa de televisión en el que conviven doce personas mayores de 18 años en una casa en la que son grabados las 24 horas del día, sin ninguna privacidad. Tiene una gran audiencia y cada año que pasa aumenta el número de espectadores.

Cada semana “nominan” a tres personas de las cuales, al final de la semana, expulsan a una. El concursante que gane, es decir el que quede último sin ser expulsado, gana 100.000 euros, además de la fama que conlleva aparecer en un programa de gran audiencia.

Se presentan para concursar millones de personas de las cuales únicamente son seleccionadas doce, como ya he dicho. También hay Gran Hermano VIP en el que participan famosos.

La casa de Gran Hermano se encuentra en Guadalix de la Sierra (Madrid) y lleva ya 18 ediciones, más tres del formato VIP.

Este tipo de programas se hace para entretener a un público que le gusta indagar en la vida de las personas, ya que este programa se basa en eso, puesto que se televisa la convivencia de un número de personas las 24 horas.

Desde mi puto de vista es un programa poco beneficioso ya que no respeta para nada la privacidad de los concursantes. Además participa gente sin estudios, y lo que es peor con poca educación por lo que su lenguaje es obsceno y maleducado en demasiadas ocasiones. Suelen empelar un vocabulario muy vulgar, con multitud de palabras malsonantes lo que no beneficia el aprendizaje en el vocabulario ni la educación de los espectadores.

Además, en este programa, suele haber sexo entre los concursantes, lo cual se ve vulgar, dado que la mayoría de los concursantes no suelen superar los 23 años de edad. El ejemplo que se da de los españoles no es muy bueno.

“La privacidad es uno de los mayores placeres de los que disponemos las personas” afirma Albert Einstein. En Gran Hermano esto no se respeta en ningún momento. Se trata de todo lo contrario.

En resumen, este programa tiene muy poco de beneficioso al no respetarse uno de los derechos fundamentales, además de lo poco bueno que se puede sacar de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *